Tras el incendio del año pasado en el parque nacional de Meinweg es fácil ver los daños que ha causado el fuego. Muchos árboles quemados marcan el paisaje. En muchos lugares la cosecha de semillas ya está creciendo de nuevo. La naturaleza se recupera, pero tarda en hacerlo.