En el balcón es un ir y venir de abejorros y abejas. Les atraen las flores llenas de néctar. Así que está disfrutando de la creación.