Tras la reciente subida de las aguas, ahora le toca a la naturaleza recuperarse. Se nota que durante el paseo, todo está todavía muy mojado y empapado. Ya se ha secado mucha agua, pero no está realmente seca. Muchos árboles han caído y la naturaleza ha recibido un duro golpe.