Hoy hemos dado un bonito paseo por los campos de Grathem. En un momento dado, una mariposa vino y se sentó sobre mí. Cogí mi cámara y pude hacer unas fotos estupendas de esta mariposa. No las he publicado todas aquí, porque eran muchas. La mariposa recibió una auténtica sesión de fotos desde todos los ángulos.